Running y mucho más

Corre libremente

Consejos para correr con mal tiempo

No dejes que el mal tiempo te de una excusa para no salir a entrenar. Aunque haga frío, esté lloviendo o nevando, o haga viento, es posible salir a correr y disfrutar del entrenamiento, si estás bien preparado.

Es factible ejercitarse aunque el tiempo no sea perfecto, sólo tienes que tomar las medidas adecuadas. Y si te resulta realmente imposible, siempre puedes comprarte una máquina de correr a buen precio para los días en que tengas que ejercitarte en casa.

Consejos para correr con mal tiempo

Cuando llueve

La mayoría de las carreras no se cancelan cuando llueve, así que tus entrenamientos tampoco deberían de cancelarse.

Si está lloviendo, utiliza un gorro o gorra con visera para que puedas ver. Lleva una camiseta interior con tejido técnico para que absorba el agua y el sudor de la piel, y una prenda exterior como un cortavientos. Que sean de colores claros o brillantes para que seas visible.

Lleva recambio de calcetines y zapatillas por si se empapan. Protege tus dispositivos electrónicos en una bolsa resistente al agua. Cuidado con los relámpagos si está tronando. Resguárdate unos minutos si ves que los rayos están muy cerca.

Cuidado con los resbalones, da pasos pequeños y mira cuidadosamente por donde andas. Evita los charcos todo lo que puedas y cambia tus zapatillas al llegar a casa.

Cuando hace frío

Una bajada de las temperaturas no significa que tengas que dejar en hibernación tus entrenamientos. Aunque no es perdido de carreras, puedes continuar manteniéndote en forma de cara a la primavera.

Eso sí, hazlo abrigado, vestido con varias capas de un material absorbente para que el sudor no te moleste. Una capa exterior de Gore-Tex te ayudará a protegerte contra el viento y la lluvia, y si fuese necesario, una tercera capa de forro polar para un mayor aislamiento.

Protege no solo tu cuerpo, también tus manos y pies. Unos guantes o manoplas ayudarán a mantener las manos calientes, y unos calcetines de lana o de forro polar podrán ayudarte a hacer lo mismo con tus pies. Un gorro te ayudará a prevenir la pérdida de calor, y eso hará que tengas más calor para distribuir por el cuerpo. Si las temperaturas son bajo cero, utiliza una bufanda o braga para proteger tu cara.

Es importante mantenerse hidratado, cambiarse de ropa si te la mojas, llevar gafas de sol para que el sol no te ciegue y llevar un equipo reflectante para ser visible a los coches.

Cuando hay viento

El viento es muy molesto, sobre todo si estás corriendo. Pero si eliges una dirección estratégica, y corres a favor del viento primero, para no congelarte en el camino de vuelta, podrás sobrellevarlo.

Utiliza a los compañeros para resguardarte del viento. Relájate y no te tenses, levanta tus hombros y corre como lo haces normalmente.

Con un clima cálido, el viento puede ayudar a evaporar el sudor, pero si es frío, el viento va a enfriarte más todavía. Vístete ligero, con varias capas finas. Protege la piel expuesta, especialmente la cara, con vaselina y bálsamo para los labios. Utiliza protector solar y protege tus ojos, sobre todo si usas lentillas.